Mia Khalifa: La historia detrás de la mujer mas vista del mundo

El nombre de Mia Khalifa es famoso a nivel mundial, gracias a un corto paso por la industria del cine para adultos, sin embargo, pocos conocen su historia y el por qué aún carga con el peso de ser famosa, pese a todos los intentos industria de que sus videos para adultos sean eliminados de Internet.

Con 27 años, la mujer oriunda de Beirut (Líbano) es una figura púbica que cuenta con más de 21 millones de seguidores en su cuenta oficial de Instagram, pero su reconocimiento mundial llegó cuando apenas tenía 21 años y por accidente.

La joven contó al programa Hard Talk de la BBC, que durante varios años luchó contra el sobrepeso y eso la hizo sentir como una mujer fea, que no merecía la atención de los hombres.

Todo esto cambio cuando entró a la Universidad de Texas, perdió algo de peso y el aspecto de la chica ingenua cambió tras una cirugía estética en sus pechos.

La joven recibió una atención a la que nunca había estado acostumbrada, pero confesó que su camino en la industria del cine no comenzó con alguien guapo que la convenció de grabar videos. Alguien le dijo que “era muy bella” y que si quería modelar, aunque nunca mencionó las escenas para adultos.

También te puede interesar: Pareja que nunca se ha visto en la vida real se casa por Zoom y se vuelve viral

El inicio de la fama de Mia Khalifa

Su primera escena de cine para adultos aún es una de las más vistas en la actualidad, Mia aceptó la invitación de los productores de BangBros y según el Washington Post, «el equipo de filmación se reunió en el Airbnb para filmar la escena con Khalifa en un hijab en la cabeza.

El momento la llevó a la fama; pero también le trajo una serie de advertencias de simpatizantes del Estado Islámico y el rechazo de su propia familia.

Solo trabajó durante tres meses en la industria, en los que grabó, según sus cuentas. Once videos para adultos por los que recibieron solo 12.000 dólares y nunca un peso más. Aunque en la actualidad sus videos que se siguen reproduciendo.

Lo que comenzó como una travesura, con la que se sentía sexy “por primera vez en la vida”. Se convirtió en un fenómeno imparable se le salió de las manos.

“No tenía miedo de esto. Fue discordante. Pero no vivía con miedo (…) Era más que vivir con vergüenza”, reveló a joven al Washington Post.

Cuando se conoció el valor pagado a Mia Khalifa por los once vídeos, las críticas sobre la industria. Una de las más fructíferas del mundo, no se hicieron esperar. No importa cuántas vistas obtenga cada vídeo o cuántas veces se revendan sus contenidos. La compañía es la única que continúa beneficiándose de sus escenas, los actores no obtienen regalías.

En un intento de distanciarse de su carrera como estrella para adultos pero manteniendo el nombre, el lema de Khalifa en las redes sociales es «respetar el cambio de marca». Ella ha ganado una gran simpatía de la comunidad de TikTok, iniciando una petición para que BangBros elimine las escenas por las que le pagaron.

Khalifa afirma que la compañía usa las escenas para engañar a los consumidores haciéndoles creer que ha vuelto al cine para adultos.

Aunque ahora Khalifa se dedica a sus redes sociales y a ser comentarista de deportes, aún se siente perseguida por su pasado, por lo que a través de TikTok adelanta una petición titulada «Justicia para Mia Khalifa», que ya obtuvo más de 1,6 millones de firmas, con el fin de que sus videos sean borrados de internet.

«Se siente como estar atrapada en arenas movedizas», dijo. «Todavía hay millones de personas que piensan que no he hecho nada más que cine para adultos durante los últimos cinco años».

La petición también solicita que se devuelvan los nombres de dominio de Khalifa y que además de ser eliminados sus vídeos. «Se discutan de manera justa en el tribunal sin poner a Mia Khalifa en una profunda ruina financiera».

En un video viral de hace dos semanas, Khalifa escribió:

«Ese ataque disociativo por hora, de recordar la única impresión de cientos de millones de personas sobre ti. Se basa únicamente en los tres meses más bajos, más tóxicos, más inusuales de tu vida cuando tenías 21».

«Lo único que quiero es que la gente deje de verme sin ropa», finalizó.

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.