Una caída a la realidad

A veces las reuniones entre personas que son afines a nuestros gustos. Tienden a subir de tono y más cuando el factor detonante es la caída al alcohol.

Esta bebida milenaria que es capaz de desinhibir hasta a la persona más callada. Quien se siente lo suficientemente segura para liberar sus ataduras sociales y mostrarse realmente como es.

También debemos tener en cuenta que todos los excesos son malos. Y en este caso más allá de terminar en situaciones realmente lamentables. Pueden derivar en otras bastante divertidas.

Claro esta, para quienes no sucumbieron a la caída de la bebida. Algo para que lo analices 2 veces antes de pasarte de copas. ¿No es así?

Si te ha gustado este vídeo, no olvides seguirnos en todas nuestras redes sociales y mantenerte al tanto de todo nuestro nuevo contenido.

Cambio y fuera.